Rivismo. Pinceladas Experienciales de Ramón Rivas

lunes, 19 de septiembre de 2011

Mutación Orgánica en el Rivismo. Equilibrio General y Redistribución de Roles

Esquema de Equilibrio y Reasignación de Roles (Mutación Orgánica, Ramón Rivas 2009)



En el Rivismo, la aplicación de Pinceladas Experienciales, permite conceptualmente, establecer Igualdades y Equilibrios entre los Elementos que participan en la obra. Sus características, funciones y roles pueden ser reasignados hasta conseguir una compensación total



      El cuadro, Mutación orgánica (Rivismo, Ramón Rivas 2009 / 195 x 195), sirve como modelo perfecto para explicar muchos de los conceptos que caracterizan al Rivismo y que tienen como principal protagonista sus Pinceladas Experienciales. Conceptos tales como; Igualdad y Equilibrio Experiencial, Empatía Experiencial y Lo Fuerte y lo Débil, entre otros.
     Entrando en el tema y más concretamente en el cuadro, la función con mayor potencia la desarrolla la rueda dentada, tipo engranaje. Su poder y función, se transmite al huevo que sufre una mutación orgánica y se va transformando poco a poco en rueda dentada. El propio elemento unicelular alimenta el depósito de combustible mientras dura el intercambio. El proceso de transmisión finaliza al establecerse el equilibrio entre ambos elementos. Como árbitro de la contienda, otra rueda de acero con cadena, contempla la evolución mutacional.
     También las chapas de hierro y cobre, reciben en forma de pequeñas ruedas dentadas, aportaciones del elemento principal, de tal forma, que en estos cuatro elementos (rueda-huevo-hierro-cobre), se establece un equilibrio de fuerzas y una reasignación de roles.
     Los tubos que ejercen la función de costuras, utilizan su condición hueca para facilitar el proceso entre estos materiales. Mientras tanto, las virutas existentes en estas uniones, y que son el resultado del intercambio energético-funcional, observan, como si de un río se tratase, los arcos de un supuesto puente que une sus orillas. Su color morado o malva, será el distintivo que acredite el final del proceso.
     El huevo frito que es blando y frágil, pasa a ser duro y con potencia similar a la rueda dentada. El elemento de mayor fortaleza, reparte en beneficio de los más débiles. En el proceso final se establece la Igualdad y Equilibrio, y todo esto, por la utilización conceptual de las Pinceladas Experienciales.     En todo este proceso, los elementos orgánicos y materiales intervinientes, pasan por la fase de ponerse en el lugar del otro, como camino para alcanzar los objetivos marcados. La Empatía Experiencial es protagonista para realizar esta mutación orgánica y el equilibrio y la reasignación de roles.
     En cuanto al diagrama energético, la fuerza principal va desde la rueda hacia el huevo. Toda esta energía es distribuida también a los restantes elementos del cuadro, mediante un vector dirigido desde la escalera de caracol hasta el lucernario situado en la esquina superior derecha. Esta diagonal energética actúa como pulverizador, al interferir sobre la fuerza principal, difuminando el espectro energético hacia todos los puntos del cuadro.
     Lo fuerte cede sus funciones a lo débil, como hemos visto, la rueda dentada al huevo. También, en el caso de la garrucha de acero, que tiene unas fisuras y están reparadas por un elemento débil, el hilo.
Igualdad Experiencial, hace su aparición conceptual, Lo Fuerte y lo Débil, pasan a significar lo mismo.
     En el proceso final, se ve cómo a través de un túnel van pasando los elementos ya equilibrados y con los roles reasignados. Huevos con yemas de color morado, teñidos por el resultado compensatorio del hierro y cobre, pasan a transformarse en elementos principales tipo rueda-huevo, que se desplazan por un túnel construido por tubos huecos. De esta forma, todos los elementos que intervienen en la obra, tienden porcentualmente al mismo protagonismo.
     La composición de la obra, también se mantiene en equilibrio. Existe una compensación entre sus elementos en cuanto a tamaños, disposición, colores, luces y funciones. Cada elemento, mantiene las características instantáneas del mismo momento en que se captaron para integrarse al cuadro como Pincelada Experiencial.
     Por lo tanto, aportarán la luz, el brillo, las sombras,…etc., que tenían en el momento de dicha captación. De aquí, que en la composición general pueda denotar falta de lógica global. Pero es aquí en donde entra la filosofía del Rivismo. Cada pincelada incorpora fielmente al soporte, toda la información y experiencias vividas por elementos, dispositivos y materiales. La integración de las mismas al escenario se hace bajo esta premisa.
     El resultado final. Una obra cargada de energía, invisible para nosotros, pero que interacciona positivamente con los sentimientos del observador mientras pasea entre sus entrañas experienciales.




©  Rivismo

Lea más artículos del Autor

Lea artículos Publicados



El Grito del Huevo en el Rivismo

El Grito del Huevo en el Rivismo. Obra de Ramón Rivas
El Grito del Huevo, Ramón Rivas 2006



En el Rivismo, los sentimientos manifestados por elementos materiales, tienen un paralelismo respecto a los expresados por los humanos. Lo que sienten los materiales queda registrado en forma de una energía sin masa, y posiblemente, en una dimensión distinta a la espacio-temporal. Por este motivo, no podemos verlos, pero están presentes desde el momento en que se aplican las Pinceladas Experienciales.


¿Cómo no? Aquí están. Son como el arroz en la paella. Pero no tan sabrosos. Son los algoritmos, secuencias de instrucciones precisas que deben seguirse para realizar una tarea.
Imprescindibles a la hora de resolver problemas en programación, e incluso, aplicables al proceso de freír un huevo. Por curioso o gracioso que parezca, para elaborar un huevo frito se debe seguir un plan bien estructurado; sacar el huevo de la nevera, colocar la sartén, poner el aceite, encender el fuego, calentar, comprobar la temperatura, cascar el huevo en un plato, echarlo en la sartén, esperar a que se fría, sacar…
Todo está a punto. Un ilusionado aprendiz, esquema en ristre, comienza el proceso. Paso por paso, ahora ya está el aceite a temperatura ideal. Antes de echar el huevo a la sartén, el afanado cocinero, intenta lavar el plato en donde vació previamente el huevo.
Abre el grifo del fregadero y qué sorpresa. El agua explota. El aire inesperado en la tubería expulsa con violencia el agua, con tan mala intención, que algunas gotas caen sobre el aceite caliente. Inmediatamente un grito elevó los decibelios de la cocina. El dolor viaja a través de su piel y aún…, el ingrediente no está en el aceite. Los algoritmos no previeron este accidente.
Este suceso, me hizo recapacitar. Si unas gotitas de agua sobre el aceite, produjeron tanto dolor. ¿Qué impresión reciben la clara y la yema cuando caen sobre el aceite humeante? ¿Qué ocurre en su estructura molecular? ¿Se produce dolor, aunque sea un dolor material?
Estos interrogantes son el aliciente para que las Pinceladas Experienciales del Rivismo, entren en un mundo de elementos materiales con sus respectivas experiencias vividas y sus peculiares sentimientos. Quizás como unidades o partículas de energías sin masa, invisibles, pero presentes en todas partes.
De aquí nace la obra de Ramón Rivas, El Grito del Huevo, composición que reproduce de una forma casi humana, la horrible impresión que recibe un huevo a temperatura ambiente, al entrar en el aceite a una temperatura entre 120 y 180 grados.
La yema, se transforma en una cara material, con todos los signos de sorpresa, dolor y horror. Un rollo de manguera de presión, se transforma en dicha cara y sus ojos también adoptan las mismas facciones de la cara. Los sentimientos manifestados, se magnifican por la acción de unos ojos que sienten empatía experiencial con la propia cara. Son clones provenientes del proceso cíclico, de una parte al todo y viceversa.
La clara, sufre también una reacción traumática. Su movimiento ondular, lucha desenfrenadamente para salirse de los límites de la sartén y en este caso, del lienzo. Transparencias en la clara permiten compartir experiencias y protagonismo con los otros materiales. Dejan ver a través de ellos el otro material, asumiendo sus experiencias. Esto tiene cariz de empatía. Y en este caso, empatía experiencial.
Mucha energía en los elementos con masa, compuestos por; plástico, caucho, hierro, madera, pintura, óxido,…etc. Y mucha energía invisible proveniente de elementos o partículas sin masa, y que representan los sentimientos reactivos de los propios elementos materiales. Partículas sin masa que se pueden superponer entre sí e incluso posarse sobre las que sí tienen.
Los sentimientos viajan por todo el escenario compositivo. Sus energías, se distribuyen reforzando las zonas con menos energía y compensando las zonas más saturadas a través de las rejillas. De esta forma, se equilibran las tensiones que la situación ha provocado en el espacio escénico.
¿Semejanzas entre los sentimientos producidos por elementos materiales y humanos? Quizás las haya, pero salvando distancias. Los de carácter humano; los interpretamos, los provocamos, los sufrimos, los compartimos,...etc. Pertenecen a la dimensión espacio-tiempo. En el ámbito material, los sentimientos se alojan en una dimensión no reconocible por nosotros. Sin embargo, su energía sin masa y por tanto, invisible, acompaña como sombra, a la parte material que fue captada instantáneamente e incorporada a la obra, mediante la aplicación de Pinceladas Experienciales.


 
©  Rivismo

Lea más artículos del Autor

Lea artículos Publicados
Más información: http://www.rivismo.com/

El Rivismo presente en la Exposición Permanente XIX ART XXI Arte Contemporáneo para Castilla-La Mancha


El Rivismo presente en la Exposición Permanente XIX ART XXI Arte Contemporáneo para Castilla-La Mancha. El Comunicador, Ramón Rivas 2007
El Comunicador. Rivismo, Ramón Rivas 2007

El Convento de La Merced de Ciudad Real, ha puesto en marcha el Proyecto XIX ART XXI Arte Contemporáneo para Castilla-La Mancha consiguiendo una exposición de carácter permanente, con una colección de arte contemporáneo de las más completas y de  mayor calidad de España. Cronológicamente, la colección se extiende desde finales del siglo XIX hasta los inicios del siglo XXI.

            Los responsables del proyecto han acertado en la puesta a punto tanto del espacio expositivo como de su contenido. Piezas de Salvador Dalí, Eduardo Chillida, Joan Miró, Antonio López, Antonio Saura, Tapies, Rafael Canogar, Palazuelo, Gordillo, Barceló,… La exposición acoge más de 200 obras y a través de ella, podemos hacer también, un viaje desde los inicios del Arte Contemporáneo en Castilla-La Mancha, como por ejemplo el academicismo de Andrade, hasta lo ultimísimo, adquirido por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en certámenes, obras en depósito, cesiones, etc.
      Bajo este ambiente artístico es fácil sentir el espíritu de estos creadores que ponen su mundo al alcance  de los amantes del arte. Recorrer este espacio es como viajar en el tiempo, aterrizar en cada época  y asistir a una clase magistral.
      Clase magistral a la que se ha apuntado un inquieto periodista del espacio, que no ha dudado en alojarse en este ex convento y tratar de aportar y obtener información de todo lo acontecido a sus compañeros de sala y aportar experiencias de sus viajes a velocidades einstianas en un espacio en continua expansión.
      Se trata del protagonista de una obra de El  Rivismo. El Comunicador, es el equivalente a nuestros periodistas de  informativos, pero cuya audiencia está en todo el espacio, en satélites, planetas, estrellas, galaxias…etc. Su porte lleno de fantasía, arma su cuerpo utilizando conceptos básicos del Rivismo, de una parte al todo, y en este caso, su cabeza, tronco, manos, piernas y alas, nacen de una parte de un motor de coche y de un camión, para construir elementos corpóreos o técnicos. En su tronco quedan marcados sus abdominales con los colectores de un motor de camión. Estos órganos blandos en los humanos pasan a ser duros y fuertes, con lo que se produce un cambio de roles en cuanto a las funciones que debieran ejecutar estos músculos.
      Lo fuerte y lo débil, otra característica en la obra de Ramón Rivas, protagoniza esta construcción. Las Pinceladas Experienciales, también están presentes. En el escenario aparecen brasas, hierros, piedra, agua,...etc., aportando las experiencias vividas por estos elementos. Conceptos físicos, matemáticos e informáticos visten la composición de pinceladas conceptuales.
      Las noticias llegan a través de un  satélite,  cuyo cuerpo central, una esfera, es sustituida por un cubo, en cuyas caras viajan las noticias. Otra vez más, un cambio de roles. ¿Se trata de la cuadratura del círculo? En este caso, aparece la cubicación de la esfera.
      Colores cálidos y equilibrados, elementos integrados y roles redefinidos, garantizan un equilibrio tanto en el ámbito pictórico, como en el energético y en el funcional. De esta forma, el protagonista del cuadro, El Comunicador, flota silenciosamente gracias a una gravedad  también cómplice con todos estos conceptos.



Lea más artículos del Autor
Lea artículos publicados del Autor

Información sobre el Museo

El Rivismo en el Aula Cultural Universidad Abierta Castilla-La Mancha

El Rivismo en el Aula Cultural Universidad Abierta Castilla-La Mancha

Vídeo de la Exposición

Dentro de las actividades de índole cultural que la Universidad de Castilla La Mancha desarrolla en su Aula Cultural, tuvo lugar la inauguración de una exposición de arte contemporáneo. El 8 de marzo de 2011, se inauguró la exposición: RIVISMO. Igualdad y Equilibrio en las Pinceladas Experienciales del artista manchego Ramón Rivas.


 Para explicar la filosofía y conceptos de su obra, expone en este espacio universitario, cuadros que definen y reflejan  fielmente lo que el autor quiere aportar al mundo de arte.
Introduce nuevos conceptos, en cuanto a reasignar roles en elementos materiales para conseguir una  igualdad y un equilibrio entre ellos. También introduce el concepto de mosaico experiencial, y todo ello, sustentado por las Pinceladas Experienciales, que constituyen la base del Rivismo.
Los cuadros de formato grande, llenan la sala e invitan a sus visitantes a pasear por cada lienzo. Tanto el colorido como la energía de cada cuadro, contribuyen a impregnar al espacio expositivo de un ambiente más positivo para el desarrollo de las demás actividades que conjuntamente  se desarrollan; conferencias, conciertos, presentaciones culturales,..etc.
Para entender mejor el contenido de la obra expuesta, se aporta un resumen de estos conceptos:

 

CONCEPTOS SOBRE SU OBRA


Presenta un modo especial de expresar formas, elementos, historias, figuras, composiciones,..etc., en un escenario construido, -preferentemente-, por unas pinceladas que no corresponden a materia pictórica, sino que, en cada una de ellas, aparecen experiencias vividas por; materiales, materia orgánica e inorgánica, dispositivos, elementos, expresiones matemáticas, físicas, informáticas, energéticas,..etc., que llenan molecularmente el espacio del cuadro.
Pinceladas que tratan de establecer equilibrio e igualdad  entre lo débil y lo fuerte. Protagonistas materiales, que aunque son testigos mudos de sus experiencias y de las vividas junto a las personas, cobran voz en las obras en las que participan.
           Miles de experiencias y conceptos, que cargan a la obra de un significado y de una energía especial que tratan de provocar ante la observación; recuerdos, vivencias, sentimientos, asociaciones, inquietud, misterio, emoción, sorpresa, alegría,..etc. Todo este contenido molecular y energético, se transfiere en diversos soportes; lienzo, madera, acero, hierro, aluminio, tela, papel, piedra, plástico, vídeo,.., entre otros.
De esta manera, nos introducimos en una nueva forma de expresión artística, -plástica, colorista y creativa-, cuyos conceptos específicos, constituyen la filosofía de la obra de Ramón Rivas Nieto y que ha dado lugar al nacimiento del Rivismo.
Este nuevo modelo plástico-artístico, que de manera patente, viene influenciado por las experiencias multiprofesionales, laborales y sociales del autor, y por la observación selectiva de la vida, de los materiales, de la materia orgánica, y de los flujos inter-relacionales que se originan entre todos ellos. En definitiva, una obra que resulta muy pedagógica y que está dirigida a todos los ciudadanos.

 

MOSAICOS EXPERIENCIALES


           La filosofía del Rivismo, se basa en las Pinceladas experienciales. Pinceladas que, en este caso,  bañan elementos unitarios que por repetición periódica o no, generan un espacio con arquitectura geométrica. De esta forma, se genera el friso, de los de siempre, construidos por mosaicos, pero con unas  aportaciones conceptuales que pretenden enriquecer la presencia del mosaico en el mundo del arte.
          Un mosaico se define como el recubrimiento de un plano sin dejar huecos y sin solapamiento, que se hace mediante las piezas que llamamos teselas. Por tanto, en su concepción matemática, un mosaico ha de cumplir dos condiciones: las piezas no pueden superponerse ni dejar huecos sin cubrir.
En el caso de los Mosaicos experienciales, las experiencias vividas por los elementos que intervienen en la obra, se superponen sobre las teselas, pero en esta nueva concepción constructiva, sí existen huecos que son como ventanas, y que constituyen la vía comunicativa de todas las experiencias.
Las obras Mosaicos experienciales I, II y III, están definidas por unidades o teselas poligonales idénticas en tamaño y forma, a excepción del motivo de cada una que si es diferente de las demás. Los huecos son el resultado de quitar una tesela para dejar una ventana abierta.
           En la obra Mosaicos  experienciales IV, las teselas no son poligonales, aunque si geométricas, por lo que los huecos entre dichas teselas, no coinciden ni en tamaño ni en forma con ellas. En el caso de la obra, las teselas están formadas por palomas mensajeras en posición de vuelo y los huecos por palomas en posición distinta . El recubrimiento del plano se realiza uniformemente con estas dos teselas tipo. Los huecos, al igual que en las tres obras anteriores, constituyen ventanas abiertas.
La transmisión de energías y experiencias, se realiza a través de dichas ventanas y se intercambian con el espacio comprendido entre el plano en donde están todas las teselas y el plano inmediatamente inferior. El objetivo, es crear un circuito energético-experiencial que no sólo conecte interiormente, sino que conecte con el exterior.
           Las teselas en las tres primeras obras, al ser poligonales, se unen por vértices. En la obra IV, al no tener vértices, la unión se realiza mediante puntos tangenciales situados en el pico, ala y cola. De esta forma, una tesela-paloma une su pico a otras dos. A una, por su ala y a la otra, por su cola.
Cada tesela está construida con materiales diferentes: Hierro, aluminio, acero, materiales oxidados, maderas. Incluso las teselas pueden estar rellenas de elementos, dispositivos o motivos. Todos estos elementos materiales son los portadores de sus experiencias vividas y verdaderos protagonistas de la filosofía del Rivismo.
La arquitectura de las obras, se basa en estructuras básicas y conocidas. En cada caso, las estructuras están formadas por unidades o teselas, populares, con los motivos de “pajarita”, “clavo”, “hueso” y “paloma”. Teselas que se han creado a partir de tramas triangulares, cuadradas y geométricas.
Para comprender mejor estos conceptos, se pueden observar dos de estas obras presentadas en la exposición: Mosaicos Experienciales II y III.

IGUALDAD EXPERIENCIAL


           Las pinceladas experienciales, como ya se ha dicho, contienen experiencias vividas por; materiales, elementos, dispositivos,..etc.
           Dentro de los roles que desarrollan estos elementos, existe una jerarquía en cuanto a su poder, funcionalidad y protagonismo. Ingredientes suficientes para crear desequilibrios respecto a lo que representa el concepto de la igualdad.
           Igualdad que queda, esencialmente, en manos de dos conceptos; Lo fuerte y lo débil. En el Rivismo, las pinceladas experienciales aglutinan contenidos con unos elementos que manifiestan fortaleza, junto a otros que son débiles y frágiles.
           En definitiva, elementos-fuertes vs elementos-débiles. Un conocido tándem, proclive a discriminación, y que en el caso de esta propuesta artística, tiende a encontrar el equilibrio mediante una reasignación de roles.
           De esta manera nace el concepto de, igualdad experiencial. Elementos fuertes, por ejemplo; acero, hierro,..etc., son sustituidos funcionalmente por otros débiles o frágiles, como; burbujas, hilo, cuerda, papel, plástico, alimentos,.. y, viceversa. Grietas en planchas de acero, reparadas con aguja e hilo. Un huevo frito que muta diente a diente en una rueda de engranaje y asume su funcionalidad. Tela o papel  junto a tornillos de acero, remaches, tubos,..etc. Pompas de jabón cubriendo motores, vehículos o planchas de acero corten.
            Cambios de roles, que se mueven bajo el principio físico acción-reacción. Lo fuerte frente a lo débil. Lo débil frente a lo fuerte. Reaccionan. Se funden. Se equilibran. Experiencias vividas por los elementos que intervienen en el escenario de la obra, plasmadas pictóricamente de tal forma, que equilibran las energías del lienzo y las que tienen los propios elementos que intervienen en el mismo.
          Estos conceptos, están reflejados en varios fragmentos de obras presentadas en la exposición: Mutación orgánica, Complicidades, Uniones dentadas,..etc.


©  Rivismo

Lea más artículos del Autor

Lea artículos Publicados

Magnetismo Manchego. Don Quijote de la Mancha y el Rivismo


Magnetismo Manchego. Don Quijote de la Mancha y el Rivismo
D. Quijote y el Rivismo en el Aula Cutural Universidad CLM     Magnetismo Manchego, Ramón Rivas 2007


En el Rivismo, las historias vividas, las experiencias acumuladas y los testigos, aunque sean mudos, representan la filosofía y la estructura para expresar y plasmar artísticamente los sentimientos en el ámbito material y poder incorporarlos a cualquier tipo de soporte.
        Las Pinceladas Experienciales, creadas por el artista plástico Ramón Rivas, entran en la vida, en las experiencias e historias de elementos, objetos, materiales, dispositivos,..etc, que preferentemente en compañía de personas, son testigos mudos de lo que ocurre en el mundo material, social y sentimental. De esta forma, componentes debidamente estructurados, pueden contar sus propias historias, e incluso transformarse en actores puramente materiales para narrar dichas historias o representar personajes que transmiten con un alma que no es humana sus experiencias y vivencias en relación al mundo de los personas.
     El Rivismo, incorpora este tipo de planteamiento en el que la pincelada tradicional, preferentemente, tiende a ser sustituida por la pincelada experiencial, aportando frescura y riqueza al arte contemporáneo del siglo XXI.
     Si leemos el siguiente texto: "En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor". emos que el hecho de que diga: "no hace mucho tiempo…" hace contemporáneo a un personaje universal, Don Quijote de la Mancha, que va a ser protagonista en una obra del Rivismo, denominada: Magnetismo Manchego.
     Don Quijote se viste de pinceladas experienciales y a través de las mismas, se cuenta parte de la historia de este personaje que posa en un formato de retrato-busto.
     La obra del artista manchego Ramón Rivas, reconstruye este personaje utilizando elementos materiales que poseen su propia historia y que trazan similitudes con el aspecto orgánico y espiritual del mismo.
     El magnetismo que irradia nuestro personaje se debe, en gran parte, a la envidia que llevamos en nuestro interior. Cuando pensamos o planificamos nuestro futuro, pensamos en lo que nos gustaría ser y soñamos muchas cosas que jamás llegaremos a hacer realidad. Las circunstancias nos vencen, y en definitiva, nos sentimos unos quijotes fracasados. Sin embargo, nuestro personaje al inventarse su futuro y el proyecto de lo que quiere ser, lo hace en forma llamativamente artística e incluso con modelos literarios, y lo más importante, lucha para conseguirlo por muy descabellado que sea dicho proyecto. Ese futuro, no pretende conseguirlo por medio de encantamientos, sino por el valor de su brazo, pese a la oposición realista de su escudero Sancho Panza.
     ¿Cómo se incorpora el magnetismo en la obra? Pues, aplicando los conceptos de las Pinceladas Experienciales e Igualdad Experiencial. Para eso, se ha recurrido a un transformador de potencia de una máquina de soldadura. Un transformador obsoleto hallado en un desguace. Un dispositivo pensado para amplificar la intensidad de corriente de salida, mediante el magnetismo creado por la corriente que circula por unos cables. Un elemento que lleva en su registro material muchas anotaciones. Trabajos de soldadura, testigo de situaciones, actuaciones y conversaciones entre constructores, arquitectos, obreros,..etc. Conversaciones que pudieran aglutinar el suficiente contenido para crear uno y mil guiones que nada pudieran envidiar al mismo guión de Cervantes. Pero claro está. Si hubieran caído en sus manos.
     Este dispositivo, se transforma en el rostro de Don Quijote. Los cables se retuercen y se amoldan al aura del Caballero de la Triste Figura ocupando los espacios de su rostro. Ahora; los pómulos, boca, ojos,..etc. están formados por cables generadores de magnetismo. Magnetismo que constituye la razón de ser de este singular personaje. El semblante generado, refleja con cierta precisión los cambios que él mismo señala y que se corresponden, entre otros; con la ausencia de Dulcinea del Toboso, cuando se quita la armadura y se queda desnudo, al buscar un refugio en el bosque y cuando rasga sus vestiduras, esparce sus armas y da muestra de locura.
     También, aparecen corrientes energéticas que activan más las fantasías escritas, y que se alojan, incluso, en su casco,-bacía de barbero-, representando a un dragón volador que se alimenta de queso manchego.
     Su contemporaneidad, también se refleja en una camisa moderna con la que muestra su complicidad con otro gran genio, también loco, pero de otro costal, y que es Einstein. La aparición de fórmulas sobre la ecuación de la relatividad, presagian un deseo universal, Don Quijote viaja por el universo a la velocidad de la luz y como manifestó el genial físico, el paso del tiempo,-en estas circunstancias-, se ralentiza, nosotros envejecemos, pero él, muy poco. Permanece prácticamente igual mientras viaja generación tras generación y galaxia tras galaxia.
     Don Quijote, repara su armadura con cartón, lo cual muestra, una vez más, la locura, la imaginación y el ingenio. En la obra Magnetismo Manchego, la armadura está reparada con su misma historia. Los hombros están protegidos por páginas de papel con texto de los capítulos que escribió, el mismo Don Miguel de Cervantes.
     El semblante triste del Caballero Andante, queda compensado por la incorporación, sobre sus latidos, de un contemporáneo pins en el que aparece un pequeño corazón y el nombre de su amada Dulcinea del Toboso.
     Corazón con corazón para curar todas sus tristezas, compensar sus descalabros y asentar sus ideales. Y sobre todo, para revitalizar el deseo de ser dueño y señor de su Proyecto de vida.




©  Rivismo

Lea más artículos del Autor

Lea artículos Publicados

Más información sobre el Rivismo: http://www.rivismo.com/